Confundo mi relación de pareja con pasadas que no fueron bien (Fundación Eduardo Punset)

Hace dos años salí de una relación de pareja de ocho años llena de mentiras y daño emocional. Los últimos cuatro años no podíamos mantener relaciones sexuales por dolores y pinchazos en la zona vaginal. Creo que mi malestar con mi expareja provocaba esto. Ahora tengo una pareja nueva, llevamos un año, él es muy bueno, cariñoso y sincero, siempre quiere que esté bien. Pero todas las veces que me entristezco o me enfado por algo que hace, es porque confundo sus intenciones con cosas que me han pasado con mis otras relaciones. Tengo miedo a avanzar con él a pesar de que sienta que le quiero mucho. No sé qué hacer para poder quitarme esta pesada capa y que no repercuta a mi relación, quiero disfrutarla en plenitud. ¿Qué puedo hacer?

Responde: Nieves López-Brea Serrat.

Sería interesante conocer si sigues teniendo esas molestias mientras mantienes relaciones sexuales con tu actual pareja. El hecho de continuar con estos dolores quizás sea la conexión por la que estás comparando dos personas que tras tu exposición, parecen completamente diferentes. Si continúas con ellos has de saber que puede tratarse de un problema de respuesta sexual como la dispareunia que debería valorar un especialista, que tiene fácil solución y que puede dejar de perjudicar tu actual relación. Si en cambio, todo esto ha pasado y tus relaciones sexuales no están acompañadas de este dolor, es una razón más por la que debes de pasar página. Recordar continuamente hechos traumáticos del pasado nos acercan cada vez más a él.

A veces es inevitable que acudan a nuestra mente pensamientos desagradables de situaciones del pasado. De hecho, intentar luchar contra estos pensamientos, les otorga mucha más fuerza y cada vez nos vemos más incapaces de deshacernos de ellos. Por ejemplo, es conocido el experimento del oso blanco y su utilidad en el tratamiento de ciertas patologías. Se trata de pedir al paciente que no intente pensar en un oso blanco, o de cualquier otro color, e inevitablemente esta imagen llegará con más fuerza a pesar de los intentos de no hacerlo. Esto demuestra el efecto que tiene en todos nosotros la supresión del pensamiento en el aumento de la frecuencia o de la intensidad del mismo.

¿Qué hacer con estos pensamientos entonces? Acéptalos como algo que aparece porque te afectó en el pasado y de los que has podido sacar algún aprendizaje en beneficio de tus relaciones actuales para que no lleguen a producirse de nuevo. Entiende que cada persona actuará de un modo diferente contigo y que las soluciones hay que encontrarlas cuando aparezca el problema y no antes. Céntrate en todas esas cosas positivas que defines de tu pareja actual y trabaja con él las que menos te gusten, con una buena comunicación, empatía y respeto se pueden conseguir grandes logros.

Deja una respuesta

Search

+
WhatsApp chat