Lóbulos cerebrales para principiantes

El córtex o corteza cerebral es una parte del cerebro con una serie de hendiduras, surcos y rugosidades de distinto tamaño. En él, se ponen en marcha los procesos mentales más complejos, integrando toda la información necesaria. Cubre los dos hemisferios cerebrales (derecho e izquierdo) y se compone de diferentes células.

Los hemisferios cerebrales, a su vez, se dividen en cuatro lóbulos principales que están en constante interacción permitiendo al cerebro comportarse “como un todo”:

  • Lóbulo frontal: es el lóbulo de mayor tamaño, ocupando un tercio de los mismos. Alberga zonas implicadas en el movimiento voluntario y aquel que conlleva patrones complejos, la producción del lenguaje (principalmente en el hemisferio izquierdo), cognición social, regulación emocional, pensamiento abstracto y las funciones ejecutivas (aspectos tan importantes para el ser humano como la manipulación de la información, la planificación, la solución de problemas…).
  • Lóbulo parietal: situado en el lateral, contiene áreas relacionadas con la transmisión y asociación sensorial (tacto, temperatura, dolor o presión), el movimiento, la lectura y el reconocimiento de números.
  • Lóbulo temporal: se encuentra en la zona de las sienes. Su cometido es recibir información y aquellas actividades que impliquen el uso de la memoria como el reconocimiento de rostros y voces o recordar palabras. Asimismo, esta zona alberga la llamada “Área de Wernicke” encargada de la compresión del lenguaje.
  • Lóbulo occipital: es el lóbulo más pequeño y se sitúa cerca de la nuca. En esta zona llega, en primera instancia, la información visual que viajará a otras áreas para que se procese su contenido y aspectos como el movimiento y el lugar donde se encuentra el estímulo.

Además, en su interior, podemos apreciar dos lóbulos más: el lóbulo o sistema límbico y la ínsula. Al primero también se le suele denominar como “córtex cingulado” que se encarga de la integración de emociones, el olfato y procesos atencionales y de memoria. Por último, nos encontramos con el lóbulo de la ínsula que sólo podríamos apreciar si echásemos a un lado tanto el lóbulo temporal como el frontal. La ínsula tiene un papel importante en procesos tan fundamentales como el aprendizaje, la empatía, el sistema de recompensa y la integración de la información de tipo emocional y perceptiva.

También podemos explicar esto de una forma amena y divertida y con un lenguaje más adaptado a la infancia. “Este es tu cerebro” es el primer cuento que te explica cómo está organizado el cerebro, cómo funciona, cómo siente, cómo piensa y cómo aprende. Consíguelo AQUÍ

 

 

Bibliografía

Bear, M. F., Connors, B. y Paradiso, M. (2008). Neurociencia. La exploración del cerebro (3a ed.). Lippincott Williams & Wilkins.

Carlson, N. R. (2014). Fisiología de la Conducta. Pearson Educacion, S.A.

 

 

Desirée Castellano Olivera, Psicóloga Sanitaria y Neuropsicóloga

Search

+
EnglishSpanish
0
    0
    Carrito de compra
    Su carrito está vacíoVolver a la tienda