La caja de los deseos

La caja de los deseos es una técnica para trabajar las relaciones de pareja. Pero pueden ser útiles en cualquier relación. Tener una para cada miembro de la familia sería ideal.

En estos momentos en que la convivencia es intensa y puede producir más roces que antes, os contamos esta sencilla técnica que permite conocer qué espera la otra parte de nosotros sin tener que pretender, como hacemos muchas veces, que nos lean el pensamiento.

Podemos coger cualquier caja vacía que tengamos en casa o dos botes de esos que hemos ido sacando de la despensa. Estos que os muestro me los acaban de enviar unos amigos, ¿verdad que son geniales?

Os cuento la técnica: Cada miembro de la pareja (o de la familia) irá metiendo papelitos con pequeños deseos que desea ver cumplidos, pueden ser desde grandes proyectos (viajar a Irlanda cuando termine el confinamiento) o pequeños detalles que a veces olvidamos que están en nuestra mano (que me acaricie el pelo mientras vemos una peli). Las cajas o los botes de los deseos deben tener una variedad de peticiones, porque lo mejor de la técnica es que la parte contraria puede decidir en qué momento se puede cumplir cada uno de ellos.

Quizás esta noche no toca peli, pero mira por dónde también he encontrado otro papelito donde pedía su cena favorita, o un pequeño masaje, o sólo una mirada, o una sonrisa…y eso sí podemos cumplirlo!!!

Cuando tratamos de agradar a la persona (o las personas) con las que convivimos, el juego se vuelve inmediatamente bidireccional y empiezan a aparecer en casa millones de detalles que habíamos dejado olvidados en el rincón de las rutinas.

Es gratis y es divertido.

Agradezco a J.L. y a J. su detalle en compartir conmigo estas imágenes y les deseo unos días llenos de pequeños deseos hechos realidad.

¿Cómo afectan estas actividades positivas al cerebro?: Existe un circuito cerebral del placer, también llamado circuito mesocorticolímbico, que tiene funciones adaptativas, ya que asocia nuestra supervivencia a estas situaciones placenteras.

Así, cualquier estímulo que nos proporciona placer (el cumplimiento de estos pequeños deseos, comer chocolate o practicar sexo por poner algunos ejemplos), inicia la activación de este circuito liberando Dopamina para buscar aquello que Deseamos, mientras nos Activamos para disfrutarlo, se libera Adrenalina; y finalmente, la Satisfacción que nos produce, hará que la secreción de Serotonina nos deje esa sensación de querer repetir a toda costa aquello que nos produce tanto bienestar.

Esto da lugar al circuito biológico de la motivación, también conocido por DAS, del que hablaremos en otro post.

Orientación psicológica en Centros EQ: ¿es tarde para ser quien quiero ser?

“No me siento satisfecha con mi vida y me paso el día imaginando la vida que me gustaría tener. Me encierro en mi mundo interior, porque no me gusta el exterior, o simplemente porque me siento feliz pensando durante horas y horas en mi vida idealizada. Tengo 16 años, pero pienso con frecuencia que ya es demasiado tarde para aprender algunas cosas como bailar, tocar algún instrumento o ser más sociable y eso me entristece mucho. En mi vida imaginaria hago todas esas cosas. Estoy preocupada por lo que me pasa, puesto que afecta mucho a mi rendimiento escolar. No consigo concentrarme, me pongo a fantasear y cuando me doy cuenta, el día ya ha acabado y no hay tiempo para hacer nada. Siento como si viviera de una ilusión. Espero que mi problema tenga solución y me puedan ayudar. Muchas gracias. Un abrazo”       


                       

´

Existe una gran frase que popularizó una famosa película: “Nunca es demasiado tarde para ser quien quieras ser […] puedes cambiar o no hacerlo, no hay normas al respecto”.

Es común en la adolescencia  verse como una persona a la que han enseñado a ser de una forma determinada. Es a partir de ella y de los cambios físicos, psicológicos, sociales y sexuales que se están produciendo en ti, que nuestra concepción sobre el mundo y sobre nosotros mismos se cuestiona incansablemente. Esas fantasías sobre lo que hubieras deseado en tu pasado, son necesidades de tu presente, y sólo tú puedes satisfacerlas y hacer que se hagan realidad. Nos hablas de querer tener habilidades artísticas y sociales. La habilidad es la destreza a la hora de realizar una tarea, y esta depende de su aprendizaje y continuo desarrollo.

El clásico concepto de inteligencia sólo define el buen rendimiento académico, pero inteligencia es mucho más, es resolver problemas en diversas situaciones cotidianas, es adaptación al medio, ya que desde Darwin, la especie que mejor se adapta es la que sobrevive, es desarrollar tu cognición social. Pero a pesar de lo que nos viene heredado en los genes, sólo el trabajo y la constancia, hará que mejoren las habilidades que deseas desarrollar. Quizás te guste ver este vídeo de Ricky Rubio, donde nos recuerda que el trabajo gana al talento si el talento no trabaja lo suficiente (Kevin Durant)

Y para que no pase ni un día más sin que te propongas realizar el cambio personal que deseas, te diré que la capacidad cognitiva estará en su momento más álgido desde ahora y durante algunos años más. Tampoco ocurriría nada si esta consulta la realizara una persona que ha alcanzado ya la madurez, ya que nunca dejamos de aprender. A lo largo de la vida se construye la inteligencia cristalizada por la experiencia, lo que comúnmente llamamos sabiduría.

Search

+
EnglishSpanish
0
    0
    Your Cart
    Your cart is emptyReturn to Shop