Orientación psicológica: curiosidad por la Psicología

«Siempre he sido una chica muy curiosa y cuando me mudé a la ciudad para estudiar lingüística comencé a experimentar con drogas. Me llamaron mucho la atención los estados alterados de la conciencia y con ello, la psicología. Me fascina la mente humana. Últimamente me he sentido mucho más empática, consciente, pero a la misma vez también aprensiva. Esto ha hecho que quiera dedicarme a algún campo de la rama de la psicología. El único inconveniente es que no tengo nota suficiente para entrar en la Universidad que me gustaría y creo que empezaré pedagogía. Tengo miedo de que solo sea un capricho que se deba a mis intereses actuales pero realmente creo que tengo capacidad para hacerlo, aunque suene presuntuoso me entretengo intentando psicoanalizar a las personas de mi entorno pero tengo miedo a precipitarme y decepcionar a mis padres porque no estoy segura de haber encontrado mi don.»


 

​Si bien es cierto que un buen psicólogo  ha de poseer ciertas características personales, como la escucha empática, la autoconciencia, la versatilidad, poseer un honesto código ético o una eficiente capacidad comunicativa, por poner algunos ejemplos, nunca serán sustituto de una buena formación que puede y debe extenderse mucho más allá de la finalización de la carrera. Es más, es habitual la realización de diversos másters para la especialización en algún campo e incluso la realización del doctorado como máximo nivel de capacitación en muchos estados.

Además, debemos conocer la diversidad de corrientes psicológicas  actuales. De hecho, la mayoría de personas algo ajenas a la psicología, siempre piensan que el psicoanálisis es la única por los modelos que hemos observado principalmente en series de televisión y es común oír que l@s psicólog@s estamos psicoanalizando continuamente a la gente. Actualmente la psicología cuenta con diversas corrientes que deberías descubrir antes de aplicar clichés comunes a esta disciplina, siendo la psicología sanitaria cognitivo-conductual, la que mayores evidencias empíricas ofrece en el tratamiento de la mayoría de los trastornos emocionales y conductuales. Asimismo, puedes informarte también de las salidas profesionales que tiene la psicología y la diversidad de campos donde se aplica. Y no dejes de interesarte por la neuropsicología, una neurociencia que se ocupa de la relación entre las estructuras del cerebro y la conducta, estudiando tanto a personas sanas como a personas que sufren daños o alteraciones cerebrales.

Por último, es normal sentir cierta indecisión a la hora de decidirnos por los estudios a realizar. Te recomiendo que valores y te informes al máximo de todos los aspectos de diferentes alternativas para así poder hacer una excelente elección, teniendo en cuenta que en la vida podrás tomar diferentes decisiones y variar tu rumbo cuando lo necesites. Eso sí, tus padres deberían sentirse orgullosos de tus propias decisiones, ya que cuando pensamos que les decepcionaríamos es porque estamos eligiendo una alternativa que no era nuestra, sino de ellos. Cualquier aprendizaje es excelente si te motiva, te hace mejorar como persona y hace que quieras exprimir al máximo tu potencial. Es importante hacer lo que nos gusta, pero igual de importante es que nos guste todo lo que hacemos.

Search

+