Fobia a la música

13 Mar 2020 Noticias

 «Tengo un niño de seis años, al que adopté con apenas uno. No le molestan los ruidos fuertes, como fuegos artificiales, ni petardos, o el sonido alto de la tele, pero huye de las fiestas si hay música. Hemos estado pensando si hay alguna situación estresante en la que la música estuviera presente (ellos escuchaban audios de sonidos en el orfanato, como el mar, pájaros, …) pero era un lugar aséptico de sonidos y no salían al exterior por las bajas temperaturas. Recordamos haber asistido con él a una fiesta en el orfanato, un festival de los niños mayores un día antes de irnos (tuvimos que irnos un mes y volver después del juicio). ¿Puede ser una asociación psicológica de un hecho aislado como ese? «

Contesta: Nieves López-Brea

Durante los primeros meses de vida y progresivamente, los niños van creando asociaciones rudimentarias del mundo que les rodea, no sólo de las cosas y personas sino de su mismo cuerpo, pudiéndose asustar hasta de su propio estornudo. Poco a poco, irán identificando los objetos con un nombre o sonido que les identifique.

Lo que planteas es si podría haber asociado un día con música con vuestra partida y el posible estrés que pudiera haber soportado. Necesitaríamos más datos sobre el niño para poder afirmar tal asociación, por lo que creemos conveniente hablarte también de la melofobia o miedo a la música.

Se trata de un trastorno neurofisiológico poco conocido pero muy real. Podría ser que vuestro hijo tuviera unas características físicas que le hiciera especialmente sensible a los cambios repentinos en el tono y en el timbre que posee la música de forma más concentrada que otros tipos de estímulos sonoros. Incluso existe otro trastorno aún peor, como la epilepsia musicogénica , que provoca intensas crisis convulsivas en la persona que oye música. Este no es el caso. Se trata sólo de conocer algo que nadie asociaría con algo tan positivo, placentero y relajante como escuchar música. En la mayoría de los casos esta fobia es producida por el tinnitus y la hiperacusia, provocados por el choque de las ondas de sonido con el oído medio donde se encuentra el tímpano y una diminuta cadena de huesos, articulaciones, cartílago, tendones y músculos que pueden sufrir presión, hiperextensión y fractura. El insomnio es uno de los síntomas que les acompañan.

Una consecuencia de esta fobia es que poco a poco se irá generalizando a otros ruidos que le rodeen. En caso de sospecha de que éste pudiera ser el problema, una vez visitado y evaluado por un especialista en otorrinolaringología, la Terapia Cognitivo  Conductual es una de las alternativas para su tratamiento de rehabilitación.

Search

+
WhatsApp chat