Animómetro, la herramienta para identificar, medir y regular estados emocionales.

Todos los que nos conocéis, sabéis la utilidad que tiene el anemómetro o Mood Meter. Os animamos a que os la descarguéis, la imprimáis y la colguéis en un sitio bien visible para regular vuestros estados emocionales y los de las personas que tenéis alrededor. Además, conocer más términos emocionales (granularidad emocional) es un factor imprescindible en el Aprendizaje Social y Emocional (A.S.E.).

“Las palabras siembran nuestros conceptos, los conceptos dirigen nuestras predicciones, las predicciones regulan nuestro presupuesto corporal, y nuestro presupuesto corporal determina cómo nos sentimos. Por lo tanto, cuanto más rico sea nuestro vocabulario, con más precisión el cerebro predictor podrá adaptar su presupuesto a las necesidades de nuestro cuerpo. De hecho, las personas que tienen más granularidad emocional acuden menos al médico, toman menos fármacos y se pasan menos días hospitalizados por enfermedad. Pero esto no es magia; es lo que sucede cuando aprovechamos el límite poroso entre lo social y lo físico”. (La vida secreta del cerebro: Cómo se construyen las emociones: L. Feldman Barrett, G. Sánchez Barberán)


Nosotros la hemos preparado también en español, aquí la tienes:

Por un lado tenemos reacciones donde se accionan respuestas fisiológicas de mucha o poca energía. Por otro lado, sentimos emociones agradables o desagradables. (Recordemos que no existen emociones negativas).

De este modo, el color rojo expresará una alta activación del organismo con emociones desagradables….mucha energía y algo que no me gusta, bien podría traducirse en lo que todos llamamos “IRA”. Las personas que se levantan en este color reclaman silencio y que les dejen tranquilos durante un tiempo. Además, fácilmente contagiarán al resto de convivientes a su color. Si nos levantamos en rojo, bien podría ser que lo que necesitemos es descansar, o más, o mejor.

El color azul se sitúa en una franja de baja energía y emociones desagradables, son esas personas que arrancan los lunes con la necesidad de beberse dos cafés seguidos, o tres, o cuatro,…Pero al tener la energía baja, bien podrían situarse a lo largo de la mañana en los colores verde o amarillo.

El amarillo es una muy alta activación del organismo con emociones muy agradables. ¿Quién no recuerda a esa abuela que abría las ventanas de par en par cantando lo maravilloso que era el día? En amarillo también estarán los peques que han dormido bien, pero su “exceso” de energía, harán que algún adulto “inexperto emocionalmente” o “cansado temporalmente”, acabe en rojo o azul.

Y por último tenemos el mejor color del ser humano, el verde. Vivimos bombardeados con la idea de que tenemos que ser felices a toda costa, en cualquier momento, pero esto implica un consumo energético elevado, y todo lo que sube….Por eso, el mejor estado del ser humano no es la felicidad, es la serenidad…emociones agradables, con un coste energético bajo. Desde este color, todo se gestiona mejor.

Como hemos visto, es fácil cambiar de color en un mismo día, y es fácil dejarnos contagiar o que contagiemos a otros de nuestros colores. Vamos a ofreceros un truco rápido y gratis para pasar del rojo o del azul al amarillo o al verde:

Busca una oreja (roja o azul), acércate a ella despacio, susúrrale algo agradable, observa,…

…, ¿una sonrisa, verdad?

La aplicación “Mood Meter” es una aplicación desarrollada por el Yale Center for Emotional Intelligence en colaboración con Hope Lab, basada en una de las herramientas del método RULER. Los usuarios de la aplicación aprenden a identificar y etiquetar las emociones, aumentar su consciencia acerca de cómo las emociones cambian a lo largo del día y cómo sus emociones, a su vez, afectan a su comportamiento y pensamiento. Además, facilita el uso de estrategias de regulación adecuadas según la emoción escogida.

Bibliografía

  • Bisquerra, R. (2012). De la inteligencia emocional a la educación emocional. Cómo educar las emociones, 24-35.
  • Brackett, M. A., Mayer, J. D., y Warner, R. M. (2004). Emotional intelligence and its relation to everyday behaviour.
  • Brackett, M. A., Rivers, S. E., Shiffman, S., Lerner, N., y Salovey, P. (2006). Relating emotional abilities to social functioning: a comparison of self-report and performance measures of emotional intelligence. Journal of personality and social psychology, 91(4), 780.
  • Castillo, R., Fernández-Berrocal, P., y Brackett, M. A. (2013). Enhancing teacher effectiveness in Spain: A pilot study of the RULER approach to social and emotional learning. Journal of Education and Training Studies, 1(2), 263-272.
  • Salguero, J. M., Fernández-Berrocal, P., Ruiz-Aranda, D., Castillo, R., & Palomera, R. (2015). Inteligencia emocional y ajuste psicosocial en la adolescencia: El papel de la percepción emocional. European Journal of Education and Psychology, 4(2).
  • Salovey, P. y Mayer, J.D. (1990). Emotional Intelligence. Imagination, Cognition and Personality, 9, 185-211.

Nieves López-Brea Serrat, experta en Neuropsicología y Neuroeducación

Beneficios de la Mediación Escolar en coles de Primaria

Presentación de resultados del estudio presentado a la Universidad de Málaga y en el IV Congreso de Educación Educa 2021

“Valoración del impacto socioemocional del Programa de Mediación Escolar del CEIP El Tomillar en los alumnos/as mediadores.”

Durante el curso escolar 2017/2018, nuestro asesor educativo Mehdi Nolte, llevó a su Colegio el Programa ASEPCE, cuyos ejes eran la Mediación Escolar, la Educación Emocional, el Aprendizaje Basado en Proyectos y la Neurodidáctica, de la mano de nuestra experta Nieves López-Brea Serrat.

Desde entonces, Mehdi se ha encargado de la difusión y formación entre otros profesionales de la Educación, para que los beneficios que él ha encontrado en su alumnado a lo largo de estos años, se lleve cada vez más a los centros escolares de educación primaria, y este es su argumento:

“Uno de los retos a los que se enfrenta la educación en los últimos tiempos, es, sin duda, el reto de la gestión de la convivencia escolar. En los últimos años algunos centros educativos han introducido programas de mediación escolar entre iguales como herramienta para la resolución pacífica de conflictos y la promoción de la convivencia, pero necesitamos crear una red aún mayor.

Para mantener la cohesión social es necesaria la convivencia, máxime cuando se ha producido un aumento de la violencia del número de conflictos y en distintos ámbitos en los entornos escolares. La mayoría de los estudios que hacen referencia a conductas disruptivas se centran en el ámbito de la educación secundaria (Gotzens, 1997; Marchesi, 2004; Pino y García, 2007; Torrego y Moreno, 2003), sin embargo, como también menciona Uruñuela (2016), es significativa la aparición de estas conductas en Educación Primaria, concretamente en los cursos de 5º y 6º, lo que hace patente la aparición de dichos comportamientos a edades cada vez más tempranas. Para que el contexto escolar pueda ofrecer respuestas adecuadas y adaptadas, se les debe ofrecer al propio alumnado escenarios para que puedan desarrollar estas estrategias de resolución de conflictos que puedan llegar a ser estables, pacíficos y duraderos. En este marco es donde la presente investigación, es novedosa, adquiere valor y la mediación escolar comienza a adquirir su pleno sentido.

También han proliferado los estudios que avalan la validez y los beneficios que éstos aportan. Por ello, el objetivo de la presente investigación es valorar, por boca de los propios protagonistas, qué aporta el proceso de mediación en el ámbito social, afectivo y emocional a través de la adquisición de recursos, herramientas y habilidades emocionales y comunicativas. Para ello, se ha llevado a cabo un estudio de caso del Programa de Mediación del CEIP El Tomillar (Benalmádena, Málaga), a partir de entrevistas semiestructuradas y cuestionarios realizados a los alumnos mediadores y a sus familias. A través de éste se pretende profundizar en la comprensión del fenómeno de la mediación escolar y en el significado que los protagonistas atribuyen a su participación. Los resultados obtenidos pretenden servir para avalar la pertinencia de la aplicación de dichos programas en Educación Primaria, ya que actualmente siguen estando más extendidos en la Educación Secundaria”.

Presentación Comunicación Congreso EDUCA 2021.  Aquí podéis ver un resumen de su estudio. Para conocer más detalles o proponer una formación en Mediación Escolar en tu Centro de Educación Primaria, contacta con nosotros.

MEHDI NOLTE

 

Mehdi Nolte

Maestro de Educación Primaria, Máster en Cambio Social y Profesiones Educativas, nominado tres años consecutivos como Mejor Docente de España en los premios Educa.

Ansiedad generalizada, más allá de las preocupaciones…

El trastorno de ansiedad generalizada se compone de preocupaciones excesivas o desproporcionadas sobre distintas áreas (salud, familia, relaciones sociales, cuestiones laborales, rendimiento escolar, economía…) que resulta difíciles de controlar, afectando a la realización de las actividades del día a día. Asimismo, suele ir acompañado de una serie de síntomas como inquietud, cansancio, dificultades de atención, irritabilidad, tensión muscular y dificultades para dormir.

De forma general, el contenido de las preocupaciones de las personas sin este trastorno no difiere mucho de aquellas diagnosticadas. No obstante, son más variadas, aparecen con mayor frecuencia, duración, intensidad y resultan muy difíciles de controlar. Asimismo, están asociadas con un estado de hipervigilancia hacia los estímulos amenazantes y el foco de las mismas cambia de forma repentina.

Las preocupaciones pueden ser en torno a problemáticas actuales (consecuencias de una discusión, un proyecto en el trabajo, pago de facturas…)  o situaciones hipotéticas (posibles accidentes de los familiares, desarrollar una enfermedad…).

En la emersión del trastorno de ansiedad generalizada interviene una vulnerabilidad biológica relacionada con una hipersensibilidad al estrés y que incluye ciertos rasgos de personalidad como la introversión, tendencia a la inhibición ante circunstancias nuevas o falta de asertividad. Gracias a estudios con resonancia magnética funcional se ha evidenciado que en estos pacientes se puede apreciar un incremento de la respuesta de una zona del cerebro llamada amígdala (encargada de reacciones afectivas como el miedo), la corteza cingulada anterior y la orbitofrontal al anticipar situaciones conflictivas.  De hecho, la sintomatología asociada interfiere en el rendimiento en tareas cognitivas (atención, memoria operativa, procesos inhibitorios y toma de decisiones).

Este hecho puede interactuar con una vulnerabilidad psicológica que incluye la percepción de amenaza de forma generalizada (la sensación de que el mundo es peligroso) y el sentimiento de incapacidad para afrontar los eventos. Esta visión puede surgir por la experiencia de situaciones traumáticas o muy estresantes y ciertos estilos educativos.

Esta intolerancia a la incertidumbre que caracteriza a las personas con ansiedad generalizada contribuye al mantenimiento de las preocupaciones por varios motivos. En primer lugar,  por desplegar los procesos atencionales de forma sesgada hacia las amenazas (o posibles amenazas), por contar con una percepción negativa durante la resolución de problemas, también suelen tener una creencia de que preocuparse es una cuestión de gran utilidad donde demuestran lo que quieren a sus familiares y allegados y, por último, debido a desplegar conductas de evitación de las situaciones temidas.

Tras un proceso de evaluación donde se examinan detenidamente las preocupaciones y todas las variables implicadas, se procede a intervenir según la casuística del caso concreto. Técnicas como la relajación, el cuestionamiento de las creencias de incontrolabilidad, peligrosidad y de utilidad de las preocupaciones, la exposición ante las situaciones temidas o entrenar para resolver distintos problemas que puedan aparecer son de gran utilidad para abordar esta patología.

Bibliografía

Bados, A. (2015). Trastorno de ansiedad generalizada. Guía para el terapeuta. Editorial Síntesis

Cupul-García, J.C., Hinojosa-Calvo, E., Villa-Rodríguez, M. A., Herrera-Guzmán, I y Padrós-Blázquez, F. (2018). Evaluación neuropsicológica básica para adultos en pacientes con trastorno de ansiedad generalizada. Revista Chilena de Neuropsiquiatría, 56(3), 151-160.

Langarita-Llorente, R., Gracia-García, P.(2019). Neuropsicología del trastorno de ansiedad generalizada: revisión sistemática. Revista de Neurología, 69(2), 59-67.

Desirée Castellano Olivera

Psicóloga Sanitaria y Neuropsicóloga

 

Neuroeducación

¿NEUROEDUCACIÓN O PSICOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN?

La neuroeducación gana terreno frente a la psicología de la educación en el ámbito científico y en las aulas

 

¿Neuroeducación o psicología de la educación? La neuroeducación aporta estrategias para potenciar el aprendizaje a partir del conocimiento de la estructura y el funcionamiento del cerebro. Su avance hoy en día supone la independencia y la liberación de otras disciplinas basándose en conocimientos científicos.

Sin embargo, todavía existe la creencia errónea de que la neuroeducación es una continuidad de la Psicología de la Educación sin entidad propia como ciencia.

Esto está cambiando

En 2019 apareció la primera Cátedra de Neuroeducación de la mano de la Universidad de Barcelona y Edu1st, dirigida por David Bueno y Anna Forés. Dicha noticia fue dada a conocer en el II Congreso Internacional de Neuroeducación, en el que también participamos dando difusión a nuestro estudio de buenas prácticas en Neuroeducación.

Incluso la Universidad de Harvard está invirtiendo activamente en esta nueva disciplina defendiendo que el aprendizaje está intrínsecamente relacionado con el funcionamiento cerebral. El problema de que no se consolide con más fuerza es porque los científicos escriben para otros científicos y no para la población en general.

Muchos de nosotros, profesionales de la psicología, hemos apostado por el progreso de la neuroeducación como disciplina científica. Hemos unido las ramas de la Psicología Sanitaria, la Psicología de la Educación y la Neuropsicología para poder abordar con conocimiento (y con humildad) todo lo concerniente al aprendizaje, a los métodos de enseñanza, al desarrollo humano, a la conducta, a la motivación, a la inteligencia, a la creatividad y/o a la cognición social, entre otros aspectos.

Entendemos que para ofrecer con garantías formación y asesoría en neuroeducación, debemos trabajar en estrecha colaboración con otras disciplinas como la pedagogía o ciencias como la biología, con el fin de poder mejorar el desarrollo de las capacidades y competencias del alumnado, del profesorado e incluso de las instituciones educativas.

Como resultado tendremos la potenciación de la adquisición de conocimientos, la mejora de la conducta, el diagnóstico y la intervención en los procesos psicológicos y neuropsicológicos que afectan al aprendizaje o los que se deriven de éste.

Este es tu cerebro

Deseamos haceros llegar la neuroeducación, con la base sólida del conocimiento científico y la experiencia en neuroeducación y neuropsicología pero con un lenguaje sencillo. Tan sencillo que hemos creado un cuento interactivo para todas las edades a fin de que estos conocimientos puedan llegar a todas partes. Lo hemos llamado “ESTE ES TU CEREBRO  y sabemos que te encantará.

Disfrútalo: https://cursos.psycolab.com/

Todos nuestros cursos online en cursos.psycolab.com

 

 

Por Nieves López-Brea Serrat

Psicóloga Sanitaria experta en Neuropsicología Infanto-Juvenil y experta en Psicología de la Educación.

Neuroeducación

LA NEUROEDUCACIÓN EN EL AULA (y fuera de ella)

Potenciar el aprendizaje desde la neuroeducación

Si te dedicas a la psicología o la educación en cualquiera de sus diversas formas, la neuroeducación habrá entrado por la puerta del aula en más de una ocasión. Ya sabes que las capacidades de aprendizaje del alumnado vendrán determinadas por la ecuación GENES x AMBIENTE, de tal modo que la educación potenciará o debilitará esas habilidades.

Te queremos brindar otra puerta fácil y bonita de abrir. Se trata de un cuento interactivo que hemos llamado ESTE ES TU CEREBROy sabemos que gusta a todas las edades.

Una forma divertida de “jugar” descubriendo tu cerebro desde cualquier dispositivo.

Pero antes de eso, desde nuestro conocimiento científico del cerebro, te proponemos algunas estrategias para potenciar el aprendizaje:

Los sentidos

  • Recordamos mejor lo que se presenta en colores que lo que está en blanco y negro. En concreto, el AZUL, favorece la memoria y el entendimiento de nuevos conceptos.
  • Algunos estudios evidencian que se da un aumento significativo en el aprendizaje (un 30% más) si se usan aromas de flores silvestres mientras aprendemos. También por la noche durante el sueño.
  • El aroma del café también hace que consigas mejores resultados sin que tengas que consumir cafeína. El cerebro asocia el olor a las consecuencias de tomarlo y anticipa sus beneficios.
  • El aprendizaje visual es más potente que las meras palabras escritas. Pero no caigamos en el error de catalogar a nuestro alumnado en base a los estilos de aprendizaje (visual, auditivo y cinestésico). Esto no tiene ningún sustento científico. Lo entenderemos de forma que nuestro cerebro será más efectivo cuantos más estímulos sensoriales conecten las diferentes regiones cerebrales implicadas. La imaginación será igual de potente que la visualización en el aprendizaje
  • Cuanto más adornado esté el espacio donde se aprende, mayor interferencia habrá sobre el cerebro. La atención ejecutiva tendrá más dificultad para focalizar en el estudio y para inhibir las distracciones.

La proactividad

  • Si en lugar de ser meros agentes pasivos ante el aprendizaje, nos hacemos preguntas sobre lo que vamos a aprender antes de hacerlo. Cometeremos errores, sí, pero aprenderemos mucho más.
  • Enseña o explica a otros lo que has aprendido en voz alta. Con esto activarás los circuitos cerebrales de recompensa, mejorarás la motivación y liberarás dopamina. Por eso es más difícil aprender sólo (esto seguro que lo habrá comprobado nuestro alumnado durante el confinamiento por el Covid-19). Hay algo insustituible para que se dé el aprendizaje durante la infancia, que es la interacción, tanto entre iguales como entre alumnado y profesorado.

Los tiempos

  • Aprendemos más si estudiamos o hacemos los deberes de lo que aprendimos el día anterior y no si lo hacemos el mismo día.
  • También si en lugar de estudiar 3 horas al día, tenemos 3 sesiones de 1 hora de esa asignatura.
  • Los descansos entrenan”* . Debemos mejorar la eficiencia cognitiva realizando pausas durante el proceso de aprendizaje. Tan solo levantarnos del asiento y estirarnos hace que haya un aporte de más del 7% de oxigenación en el cerebro. (*NOTA: frase que ha popularizado nuestro experto asesor en educación D. Mehdi Nolte, nominado 3 años consecutivos a mejor docente de España en los Premios Educa. No podíamos dejar de decirlo ;-)).

De neuroeducación y neuroaprendizaje dentro y fuera del aula hablamos en nuestro cuento online “ESTE ES TU CEREBRO”. No te lo pierdas, hazte con él pinchando en el enlace, es para cualquier persona y cualquier edad y si te dedicas a la educación, no puedes no tenerlo.

También puedes conseguir el cuento en papel en tu librería favorita o en nuestra web:

https://www.psycolab.com/categoria-producto/libros/

Todos nuestros cursos online en cursos.psycolab.com

 

 

Por Nieves López-Brea Serrat

Psicóloga Sanitaria experta en Neuropsicología Infanto-Juvenil y experta en Psicología de la Educación.

ORIENTACIÓN PSICOLÓGICA EN CENTROS EQ: CUANDO ALGUIEN NO QUIERE SER AYUDADO

13 Mar 2020 Noticias

“Mi madre pidió una excedencia en su trabajo hace ya más de 2 años y no ha querido volver a la empresa porque escuchó que su puesto no existe y que no le dejarán volver pero en realidad ni ha ido a preguntar. Es una mujer con una vida muy dura, siempre ha trabajado y nos ha sacado adelante a mi hermano y a mí estando sola. Siempre hemos vivido con ella, pero nos hemos independizado. Ahora nos rechaza. Hemos ido a un psicólogo pero si ella no va no se puede hacer nada. Hemos ido a su médico de cabecera y como es adulta, tampoco. No coge el teléfono, ni abre la puerta, se ha aislado, ha roto con todas las personas a las que conocía, está sola y sus ahorros deben estar a punto de extinguir. No sabemos cómo ayudar, cuál es la mejor manera de apoyarla y de recordarle que estamos ahí.”

 


Parece que la mujer que luchó contra cualquier adversidad ha decidido abandonar sus fuerzas y rendirse ante lo que ella ha podido ver como una injusticia más. A lo largo de su vida se habrá enfrentado a las dificultades para compatibilizar la maternidad con el trabajo estando ella sola y con un sistema laboral insensible a las necesidades específicas de estas mujeres, que acaba provocando estrés, malestar, sensación de fracaso, falta de autoestima e incluso depresión.

La pérdida de empleo  es traumática a cualquier edad, no mencionas la de tu madre, pero estimando que es mayor de 45 años, la situación es mucho más complicada. Aún así, cualquiera puede sobreponerse a esta situación si le dedica empeño y ciertas dosis de resiliencia.

Otro factor que puede agravar su cuadro es el síndrome del nido vacío . Aunque tanto hombres como mujeres experimentan esta transición, solamente se ha considerado estresante para las mujeres, ya que esto conlleva la pérdida de los principales componentes del rol de madre. Un rol que tradicionalmente viene siendo el principal objetivo en las vidas e identidades de muchas mujeres y que tu madre ha tenido que desarrollar por partida doble. Generalmente es transitorio, pero la suma de las circunstancias agravantes en tu madre ha podido originar un trastorno del estado de ánimo.

Pero el principal problema es que rehúsa cualquier ayuda tanto por parte vuestra como profesional. Habéis hecho lo correcto acudiendo a preguntar a los profesionales de la salud, incluso los hay que acuden a domicilio, pero es cierto que es muy difícil ayudar a quien no quiere. Seguramente tu madre, y otras muchas como ella, han dado mucha importancia a la salud de los demás, especialmente a la de sus hijos, pero no ocurre lo mismo cuando se trata de ellas mismas, esto no es prioritario para ellas y dejan de dedicar tiempo a cuidarse y a cuidar sus relaciones sociales.

De momento, sería suficiente que estuvierais pendientes de sus necesidades y que sigáis haciéndole ver que seguís ahí. No debéis presionarle, pero sí hacerle ver el daño que se está haciendo a ella misma y lo que estáis sufriendo vosotros.

Orientación psicológica: curiosidad por la Psicología

“Siempre he sido una chica muy curiosa y cuando me mudé a la ciudad para estudiar lingüística comencé a experimentar con drogas. Me llamaron mucho la atención los estados alterados de la conciencia y con ello, la psicología. Me fascina la mente humana. Últimamente me he sentido mucho más empática, consciente, pero a la misma vez también aprensiva. Esto ha hecho que quiera dedicarme a algún campo de la rama de la psicología. El único inconveniente es que no tengo nota suficiente para entrar en la Universidad que me gustaría y creo que empezaré pedagogía. Tengo miedo de que solo sea un capricho que se deba a mis intereses actuales pero realmente creo que tengo capacidad para hacerlo, aunque suene presuntuoso me entretengo intentando psicoanalizar a las personas de mi entorno pero tengo miedo a precipitarme y decepcionar a mis padres porque no estoy segura de haber encontrado mi don.”


 

​Si bien es cierto que un buen psicólogo  ha de poseer ciertas características personales, como la escucha empática, la autoconciencia, la versatilidad, poseer un honesto código ético o una eficiente capacidad comunicativa, por poner algunos ejemplos, nunca serán sustituto de una buena formación que puede y debe extenderse mucho más allá de la finalización de la carrera. Es más, es habitual la realización de diversos másters para la especialización en algún campo e incluso la realización del doctorado como máximo nivel de capacitación en muchos estados.

Además, debemos conocer la diversidad de corrientes psicológicas  actuales. De hecho, la mayoría de personas algo ajenas a la psicología, siempre piensan que el psicoanálisis es la única por los modelos que hemos observado principalmente en series de televisión y es común oír que l@s psicólog@s estamos psicoanalizando continuamente a la gente. Actualmente la psicología cuenta con diversas corrientes que deberías descubrir antes de aplicar clichés comunes a esta disciplina, siendo la psicología sanitaria cognitivo-conductual, la que mayores evidencias empíricas ofrece en el tratamiento de la mayoría de los trastornos emocionales y conductuales. Asimismo, puedes informarte también de las salidas profesionales que tiene la psicología y la diversidad de campos donde se aplica. Y no dejes de interesarte por la neuropsicología, una neurociencia que se ocupa de la relación entre las estructuras del cerebro y la conducta, estudiando tanto a personas sanas como a personas que sufren daños o alteraciones cerebrales.

Por último, es normal sentir cierta indecisión a la hora de decidirnos por los estudios a realizar. Te recomiendo que valores y te informes al máximo de todos los aspectos de diferentes alternativas para así poder hacer una excelente elección, teniendo en cuenta que en la vida podrás tomar diferentes decisiones y variar tu rumbo cuando lo necesites. Eso sí, tus padres deberían sentirse orgullosos de tus propias decisiones, ya que cuando pensamos que les decepcionaríamos es porque estamos eligiendo una alternativa que no era nuestra, sino de ellos. Cualquier aprendizaje es excelente si te motiva, te hace mejorar como persona y hace que quieras exprimir al máximo tu potencial. Es importante hacer lo que nos gusta, pero igual de importante es que nos guste todo lo que hacemos.

Adicción a los videojuegos: qué es y cómo evitarla

13 Mar 2020 Noticias

¿Sabías que la Organización Mundial de la Salud ha reconocido oficialmente la adicción a los videojuegos como una enfermedad?

En las últimas décadas la popularidad de los videojuegos no ha hecho más que crecer, siendo  una de las formas de entretenimiento más populares para niños y adolescentes, y cada vez más en la población adulta.Los videojuegos pueden generar estímulos positivos en nuestro cerebro, pero si llegamos al punto de depender de estos estímulos para nuestro bienestar diario, podríamos estar hablando de una adicción.

Con el fin de que los niños puedan seguir disfrutando de los videojuegos como forma de diversión y/o de aprendizaje sin que ello interfiera en su desarrollo normal, presentamos una guía práctica para padres para detectar, tratar, y evitar posibles adicciones a los videojuegos de sus hij@s.

Descárgatela aquí: Guía para prevenir la adicción a los vídeojuegos


Autores: Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid, en colaboración con la Fundación Aprender a Mirar (FAAM).

Fobia a la música

13 Mar 2020 Noticias

 “Tengo un niño de seis años, al que adopté con apenas uno. No le molestan los ruidos fuertes, como fuegos artificiales, ni petardos, o el sonido alto de la tele, pero huye de las fiestas si hay música. Hemos estado pensando si hay alguna situación estresante en la que la música estuviera presente (ellos escuchaban audios de sonidos en el orfanato, como el mar, pájaros, …) pero era un lugar aséptico de sonidos y no salían al exterior por las bajas temperaturas. Recordamos haber asistido con él a una fiesta en el orfanato, un festival de los niños mayores un día antes de irnos (tuvimos que irnos un mes y volver después del juicio). ¿Puede ser una asociación psicológica de un hecho aislado como ese? “

Contesta: Nieves López-Brea

Durante los primeros meses de vida y progresivamente, los niños van creando asociaciones rudimentarias del mundo que les rodea, no sólo de las cosas y personas sino de su mismo cuerpo, pudiéndose asustar hasta de su propio estornudo. Poco a poco, irán identificando los objetos con un nombre o sonido que les identifique.

Lo que planteas es si podría haber asociado un día con música con vuestra partida y el posible estrés que pudiera haber soportado. Necesitaríamos más datos sobre el niño para poder afirmar tal asociación, por lo que creemos conveniente hablarte también de la melofobia o miedo a la música.

Se trata de un trastorno neurofisiológico poco conocido pero muy real. Podría ser que vuestro hijo tuviera unas características físicas que le hiciera especialmente sensible a los cambios repentinos en el tono y en el timbre que posee la música de forma más concentrada que otros tipos de estímulos sonoros. Incluso existe otro trastorno aún peor, como la epilepsia musicogénica , que provoca intensas crisis convulsivas en la persona que oye música. Este no es el caso. Se trata sólo de conocer algo que nadie asociaría con algo tan positivo, placentero y relajante como escuchar música. En la mayoría de los casos esta fobia es producida por el tinnitus y la hiperacusia, provocados por el choque de las ondas de sonido con el oído medio donde se encuentra el tímpano y una diminuta cadena de huesos, articulaciones, cartílago, tendones y músculos que pueden sufrir presión, hiperextensión y fractura. El insomnio es uno de los síntomas que les acompañan.

Una consecuencia de esta fobia es que poco a poco se irá generalizando a otros ruidos que le rodeen. En caso de sospecha de que éste pudiera ser el problema, una vez visitado y evaluado por un especialista en otorrinolaringología, la Terapia Cognitivo  Conductual es una de las alternativas para su tratamiento de rehabilitación.

1 2

Search

+
EnglishSpanish
0
    0
    Carrito de compra
    Su carrito está vacíoVolver a la tienda